viernes, 7 de julio de 2017

Olla ferroviaria - Cantabria y Vizcaya

Puchera (Puixera) u olla ferroviaria, es un artilugio usado por los antiguos maquinistas, fogoneros y guardafrenos del Ferrocarril de La Robla. En sus inicios se conectaba al vapor de la locomotora, luego mas tarde se ideó el utilizar la escoria ardiente del carbón y así realizar la cocción poco a poco, durante el trayecto en el vagón de cola. Por aquel entonces podían durar las jornadas de 12 a 14 horas.
Las calidades de estos guisos y sus excelencias pronto se expandieron a lo largo de la línea ferroviaria y en localidades como Mataporquera (Cantabria) y Balmaseda (Vizcaya) pronto adoptaron esta costumbre y aparecieron cientos de ollas.
Hoy en día la difusión de estos guisos por Cantabria y Vizcaya es grande y existen fiestas donde ya es tradicional el concurso de ollas y su degustación, asi como diversos restaurantes donde es guiso estrella de la carta.

(Cocina regional)

lunes, 29 de mayo de 2017

Judiones de la Granja - Segovia

Se denomina judiones de la Granja a una variedad de judía de gran tamaño que se cultiva en La Granja de San Ildefonso (Segovia), la Phaseolus coccineus, también denominada Phaseolus multiflorus Willd., que se cree que fue traída de América y plantada en La Granja a comienzos del siglo XVIII. Historia La judía fue traída de América y utilizada por Isabel de Farnesio (mujer de Felipe V) para alimentar los faisanes que cuidaba en los jardines de la Granja de San Ildefonso. Esta judía se cultivó en los huertos cercanos y fue poco a poco siendo empleada como forraje para caballos y posteriormente como alimento humano. Las judías eran de color oscuro y fueron aclarándose a lo largo de los siglos hasta poseer el blanco actual. En la actualidad el cultivo de esta legumbre se ha extendido a otras partes de Castilla. Suele haber una fiesta conmemorativa en la Granja en torno a los judiones el día 25 de agosto, día de San Luis. Cultivo y características Se cultiva en un área cercana a La Granja de San Ildefonso (146,37. km2) en la sierra de Guadarrama. El tamaño de las judías es grande y tras una cocción prolongada en agua (no mayor de media hora, en algunos casos más tiempo) mantienen su textura intacta hasta ser introducidas en el paladar. Suele haber entre cuarenta y cincuenta granos en cada 100 gramos. Suelen ser de color blanco (blanco de España) o amarillento. La planta suele alcanzar un tamaño superior a los dos metros. Usos Se suele emplear en platos regionales de Segovia tales como estofados, cocidos, etc. en los que interviene carne en forma de embutido como puede ser chorizo, la mayoría de ellos cocinados en tradicionales ollas de barro. Es posible encontrar recetas con estas judías basados en ave: una de las más populares es con perdiz. En algunos casos el judión de La Granja participa en la recetas de algunos platos tradicionales como la fabada asturiana.

(Wikipedia)

Esqueixada de bacalao - Cataluña

Se trata de una ensalada fría cuyos ingredientes son: bacalao desmigado, pimiento verde y rojo cortados en pequeños trozos, cebolla, aceitunas y tomate (rallado o cortado en dados). Se aliña con aceite de oliva, vinagre y, en caso de ser necesario, sal. Según la zona también se le añade legumbres secas (entonces es un empedrat) o huevo cocido.

Queso de Idiazábal - Navarra

El queso Idiazábal es aquel que corresponde al elaborado en el País Vasco y en Navarra (excepto los municipios integrantes del valle de Roncal) íntegramente con leche de oveja de las razas Latxa y carranzana. Es un queso graso con una maduración mínima de 60 días, de entre 1 y 3 kg por unidad, prensado y no cocido. Está declarado patrimonio gastronómico europeo. Sabor El sabor del queso Idiazábal es intenso, «llena la boca», equilibrado, limpio y consistente con un marcado carácter «a leche madurada de oveja» y algo de sabor a cuajo natural siempre que haya madurado el tiempo suficiente. Tiene un tono picante y debe haber ausencia de amargor. Su salinidad es media. Después de una degustación, deja un regusto persistente de su sabor característico. Olor El queso Idiazábal debe tener un olor intenso, penetrante y limpio. Debe haber una ausencia de olores extraños. Textura Es un queso compacto con una elasticidad no muy pronunciada, bastante firme, donde se pueden encontrar granulosidades al masticarlo, sin llegar a ser grumoso. Cuanta más maduración tenga, tendrá menos humedad, y por tanto menos elasticidad y una textura más quebradiza y dura.

(Wikipedia)

Fabada asturiana

La fabada asturiana, o simplemente fabada, es el cocido tradicional de la cocina asturiana elaborado con faba asturiana (en asturiano; fabes), embutidos como chorizo y morcilla asturiana, y con cerdo. Es el plato típico de Asturias, pero su difusión es tan grande en la península ibérica, que forma parte de la gastronomía de España más reconocida. Se considera según ciertos autores una de las diez recetas más populares de la cocina española. En España suele venderse enlatado en los supermercados. Es un plato invernal con un volumen alto en calorías y grasa; se sirve caliente a mediodía (almuerzo). El consumo de "fabes" se remonta en Asturias al siglo XVI, en el que se sabe con certeza que se plantaba en el territorio y algunas de ellas se consumían. La variedad que se emplea en la fabada es la que se denomina "de la Granja", una variedad suave y mantecosa apropiada para este plato. El cultivo de esta variedad ocupa en Asturias cerca de 2500 hectáreas. La receta de la fabada revela un origen humilde pues los ingredientes así lo muestran. Los estudiosos mencionan que pudo haber nacido ya en el siglo XVIII aunque no hay evidencias que apoyen esta afirmación, hay que considerar que a pesar de que las fabas son un ingrediente puramente rural, se tiene la creencia de que la fabada nace en las ciudades. No existen referencias escritas literarias sobre las fabas en ninguna de las obras, una de las más conocidas La Regenta no la menciona a pesar de hacer un descripción exhaustiva de las costumbres de la región. Otros autores mencionan su parecido con la "cassoulet del Languedoc" procedente de la cocina francesa que podría haber llegado a España a través del camino de Santiago en la Edad Media. La primera referencia escrita a la fabada aparece en el diario asturiano de Gijón "El Comercio en 1884; a pesar de ello no menciona la receta. Las apariciones posteriores en la literatura culinaria asturiana relacionan el plato con el pote asturiano, autores como Armando Palacio Valdés, al describir las características de los pastores asturianos en su obra "Sinfonía Pastoral" (1931) no menciona el plato. Según la investigación de diferentes expertos la fabada nace en un periodo no determinado entre el siglo XIX y XX. Algunos autores se inclinan más por el siglo XX. Hoy en día es sin embargo ya un plato conocido en todo el territorio español. Aparecen recetas en la literatura de comienzo de siglo. Los emigrantes asturianos por el mundo dieron cuenta de este plato allí por donde fueron, de esta forma hay en algunos sitios variantes en las áreas cercanas a la ciudad estadounidense de Tampa.

(Wikipedia)

domingo, 28 de mayo de 2017

Sopas cortijeras - Setenil de las Bodegas

Sopa de Espárragos Trigueros. Las sopas cortijeras como las llaman en la localidad gaditana de Setenil de las Bodegas, es una típica sopa de espárragos de la serranía gaditana, muy recomendable en este tiempo frio y por supuesto en tiempo de espárragos trigueros. Aquí en Chiclana se suele comer sin el chorizo y el pimentón pero la base suele ser igual en casi todos sitios.  También suele llevar un huevo cocido en la misma sopa, hay quien se lo echa y quien no, cuestión de gustos. Hace poco fui a la plaza y justo en el mismo puesto de las tagarninas también venden espárragos trigueros y como no, se vinieron conmigo y este es uno de los resultados. La sopa es muy fácil de hacer, barata en temporada de espárragos y no se tarda mucho en hacerla, eso si a fuego lento y con cariño.

(De camino a mi cocina)

Cocidos de Cantabria

El cocido es, sin duda, el plato cántabro más típico. En Cantabria no sólo tenemos un tipo de cocido, sino dos. Por un lado, está el cocido montañés, típico de la zona del Valle de Cabuérniga. Este cocido está hecho con alubias blancas, berza y compango (costilla adobada, tocino, chorizo, morcilla) suena fuerte ¿eh? Hay que reconocer que ligero no es, pero está buenísimo.  Por otro lado, está el cocido lebaniego que, como su nombre indica, es propio de la zona de Liébana. Este cocido está hecho con garbanzos de Potes, patata y el compango . Si lo que quieres es cocido ya sabes que aquí tienes donde escoger. El cocido normalmente se come como plato único, pero si le haces hueco, no tengas reparo en pedir un segundo plato.

(Imanes de Viaje)